La importancia de ayudar a las gallinas

De todos los animales terrestres que existen bajo control humano, los pollos y las gallinas son, con diferencia, quienes están peor. La tragedia de los pollos usados para engorde es un caso peculiar que no trataré ahora. Pero básicamente, los pollos son quienes están en las peores condiciones, y por ser más pequeños que otros animales, se matan más pollos para producir la misma cantidad de carne que si esa carne proviniera de animales más grandes, como cerdos o vacas.

Por su parte, los huevos son especialmente dañinos para los animales por al menos dos razones. En primer lugar, las gallinas criadas para la producción de huevos se encuentran entre los animales más abusados del planeta. La selección genética, además, ha hecho estragos en sus cuerpos: mientras a comienzos del siglo XX una “gallina ponedora” producía unos 30 huevos al año, un siglo más tarde, gracias a la selección genética, la media anual por gallina supera los 250 huevos[1]. Otros ajustan esa cifra a unos 300 huevos por gallina al año[2]. Todo ello les ocasiona terribles dolencias y enfermedades.

La segunda razón por la que consumir huevos es dañino es, quizás, no tan obvia: los huevos implican violentas matanzas de pollitos machos. Los pollitos machos no sirven para la puesta de huevos, y dado que no han sufrido la selección genética a la que sí han estado sometidos los pollos broiler, criarlos para producir carne tampoco es rentable. Lo más conveniente, a ojos de la industria, es matarlos. La forma menos cruel de hacerlo, según la Unión Europea (la región con los estándares de bienestar animal más elevados), es triturarlos vivos y completamente conscientes[3]. Sin embargo, otras prácticas habituales son dejarlos morir aplastados en la basura, a golpes o asfixiados.

Así, si en un país como Chile se matan en un año 12,5 millones de gallinas usadas para puesta[4], al menos otros 12,5 millones de pollitos son masacrados para la mera existencia de esas gallinas. Con todo, tenemos una matanza anual de al menos 25 millones de animales. Eso es un 135% de la población de todo el país (estimada en 18,5 millones de seres humanos). Eso es sin contabilizar la crianza y matanza de gallinas reproductoras (aquellas utilizadas para la producción de gallinas que serán explotadas para la puesta de huevos), para las que no existen datos, pues a ojos de la administración pública no existen.
 
Considerando todo lo anterior, la producción de huevos mata más animales por caloría que otros alimentos de origen animal, como la carne de vaca o el jamón[5]. Ésa es la magnitud del problema.

Vista esta realidad, ¿qué sería lo mejor para esas gallinas? Seguramente, nunca existir o solo existir para tener vidas felices, en un mundo donde la industria del huevo es cosa del pasado. Sin embargo, sabemos que hoy en día, no contamos con una masa crítica suficiente ni con oportunidades institucionales para que una aspiración semejante prospere.

No hay huevos de gallinas «felices». La selección genética condena a las gallinas a una vida de sufrimiento aún poniendo huevos en un campo idílico. No obstante, se ha de reconocer que la producción de huevos en ciertas condiciones puede ser menos dañina que en otras. En particular, la situación de una gallina no enjaulada, con espacio para abrir sus alas y caminar, es menos dañina que la de una gallina confinada en una jaula donde no puede siquiera moverse.
 
Conste que he dicho “menos dañina”. “Menos dañina” es compatible con reconocer que es una condición dañina y que debe superarse. Pensémoslo con un ejemplo: supongamos que estoy muy enferma. Tengo fuertes dolores y muchísima fiebre que no me deja dormir. Me ofrecen un medicamento que no cura mi enfermedad, pero sí aliviará la fiebre. ¿Es sensato que me rehuse a tomar la medicina porque no consigue curarme del todo? No. Estar sin fiebre es mejor que estar con fiebre, aunque siga enferma. Seguiré enferma, pero sin fiebre estaré mejor que con ella. No estaré recuperada, pero estaré mejor.
 

Entonces, ¿tiene sentido decir que la situación de una gallina no enjaulada es mejor o menos dañina que una gallina en una jaula? Sí, absolutamente. ¿Tiene sentido decir que seguir criando gallinas para la puesta de huevos, aún sin jaulas, está mal? Sí, absolutamente. Decir que ciertas prácticas son “menos dañinas” ¿significa que son aceptables y que debemos relajarnos y no hacer más al respecto? No, en absoluto. Mantener gallinas para producir huevos fuera de jaulas no está bien, pero es menos malo que explotarlas para el mismo fin en condiciones de extremo hacinamiento. Explotar gallinas sin jaulas está mal, pero es mejor o menos malo. Es ambas cosas.

Suprimir las jaulas puede aliviar algunos de los peores sufrimientos que enfrentan las gallinas a diario. Además, tengamos en cuenta que mantener a las gallinas en jaulas diminutas ha sido una medida crucial para que comamos huevos de forma barata. En Europa, los huevos de gallinas criadas al aire libre pueden llegar a ser hasta tres veces más caros que los de gallinas criadas en jaulas. Dejar las jaulas atrás es un paso para que la industria sea menos eficiente[6].
 

El sufrimiento de los animales importa y ellos necesitan toda la ayuda posible. Ello nos impone la obligación de actuar pragmáticamente. Para esos individuos, es necesaria una estrategia que haga una diferencia real en sus vidas en el menor tiempo posible. Necesitan un doble enfoque que, por una parte, socave el especismo a nivel individual y social, y, por otra, que tenga suficiente capacidad de flexibilidad y adecuación pragmática a las posibilidades actuales de cambio institucional. Para quienes somos activistas, esto es quizás uno de nuestros mayores desafíos y nuestra máxima responsabilidad de cara a quienes están sufriendo.

Avanzamos, pero tampoco debemos conformarnos. Nuestro compromiso es no descansar hasta que las gallinas y el resto de animales no humanos estén libres de la opresión que jamás deberían haber padecido.
 

[1] Lenhart, S. (2001). Producción de aves de corral y huevos. Ganadería y cría de animales. INSHT (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo).

[2] Comisión Europea (2016, 18 de junio). Animal welfare on the farm. CE.

[3] Ver el Convenio europeo sobre la protección de los animales en el momento de su sacrificio (1988), la Directiva 93/119/CE del Consejo, o el Reglamento (CE) n° 1099/2009.
[4] FAO (2019). FAOStat.
[5] Ver MacAskill, W. (2015). Doing good better. Londres: Guardian Books.
[6] En bit.ly/LosAnimalesCuentan, ver Animales bajo control humano > Animales bajo explotación > Industria alimentaria > Ganadería > Huevos: Costes de distintos sistemas de producción.
 
Articulo Completo: Aqui
Articulo realizado por: Daniela R. Waldhorn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.