Anatomía ideológica del movimiento animalista

¿Cuál es el estatus ético y político que merecen los animales? ¿Cuáles son las estrategias más adecuadas para lograr el fin de la explotación animal?JOSÉ EZEQUIEL PÁEZ


<p>Granja de cerdos, en Toledo. </p>«><p></p></figure>
<p><!-- /wp:image --></p>
<p><!-- wp:paragraph --></p>
<p><p style=

Granja de cerdos, en Toledo. 3 DE OCTUBRE DE 2019

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

¿Qué sabe usted del movimiento animalista? Seguro que sabe que hay personas veganas o que existe PACMA. Quizá incluso esté en contra de la tauromaquia o, en general, del maltrato animal, aunque no entiende por qué hay gente que se opone a consumir carne, huevos o leche.

Pero, ¿conoce los principios y objetivos de este movimiento? ¿Ha oído hablar del antiespecismo? ¿Conoce el encendido debate entre abolicionistas y neobienestaristas? ¿Los encuentros y desencuentros con el ecologismo? Si no le suena de mucho, este artículo le va a ir de perlas, porque se lo pienso explicar todo.

Una advertencia previa. Soy vegano y activista desde hace años. Además, me dedico profesionalmente a investigar sobre nuestras obligaciones éticas y políticas para con los animales. Tengo, pues, una opinión meditada sobre todas estas cuestiones. Mi objetivo en esta ocasión no es, sin embargo, convencerle de nada. Sólo ofrecerle una anatomía ideológica de este movimiento social.

¿Qué es el antiespecismo?

Lo primero que debe saber es que muchas personas dentro del movimiento prefieren que se lo califique como antiespecista, en vez de animalista. Se llama especismo a la discriminación por razón de especie. Esto es, dar menos peso moral o político a los intereses de un individuo por el simple hecho de no pertenecer a una especie determinada. Todas las sociedades humanas son, y han sido siempre, especistas. Esto se refleja en nuestras actitudes y prácticas personales. En general, no nos parece tan mal hacer sufrir a un perro como causar un sufrimiento semejante a un ser humano. No digamos a un cerdo o a una oveja. Hasta fechas muy recientes pocas personas veían algo problemático en criar animales en condiciones terribles para hacer con ellos ropa o comida.

Nota Completa : Aqui

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.